Noticias

Jorge Drexler: “Es muy importante salir de uno mismo”

Tinta y Tiempo es el nuevo álbum del cancionista uruguayo Jorge Drexler. El trabajo elogia la fórmula del creador: con los elementos del título del álbum y una hoja en blanco – emulada en el arte de tapa -, el disco es un homenaje a la creatividad.

El álbum cuenta con la participación de Rubén Blades, C. Tangana, Martín Buscaglia y la cantante israelí Noga Erez. La producción estuvo comandada por Carles “Campi” Campón y el propio Drexler, con la colaboración puntual de otros productores como Víctor Martínez, C. Tangana, Rafa Arcaute, Federico Vindver, Didi Gutman y Pablo Drexler. La mezcla corrió a cargo del ingeniero brasileño Daniel Carvalho.

El músico dará seis shows en el Teatro Gran Rex junto a su banda: todos están agotados.

Por Agustin Contepomi (entrevista)

Vas a dar 6 fechas en el Rex, casi una
semana en el teatro…

Nunca había hecho seis fechas en el Rex, me parece una exageración absolutamente maravillosa. Quiero agradecerle al público porque comprar entradas en este momento, en el que recién estamos saliendo de una pandemia súper difícil, es increíble. Lo tomo como un gran acto de amor y verdaderamente les agradezco.

Estos shows tienen tintes de novedad, venís
con una nueva banda…

Es una banda y repertorio nuevo, por segunda vez hacemos este show en vivo de manera oficial en el que tocamos las diez canciones del disco. La banda se conforma de tres hombres y tres mujeres. Son todos músicos solistas que tienen su proyecto personal, artistas con mucho nivel humano y musical. Estoy un poco nervioso porque es una especie de estreno lo que daremos en el Gran Rex, pero a la vez estoy muy contento de que sea acá.

Tinta y Tiempo parece una fórmula del santo grial, es lo que necesita un artista para lograr encontrar la música…

Sí, y falta un componente más que está en la portada del disco: la página en blanco. Esta es una canción que me escribí a mi mismo en la pandemia, me costó mucho hacerla. Es el disco en sí es toda una crisis compositiva, pero esta canción en especial me explicó a mí mismo a qué me dedicaba y me pidió paciencia.

De igual manera, se ve que el disco no es de lamento sino que está deseando cosas bonitas, ¿No?

Exactamente, no es un relato de la pandemia, sino de lo que anhelamos en ella y lo que nos gustaría cantar al salir. Como en este momento, que estamos saliendo y logramos ver la luz al final del túnel. Las primeras canciones que escribí para el disco eran más pandémicas, de barbijos, distancia y miedo, pero me dije que al sacar el disco no quería irme de gira para hablar de esto, sino que quería pensar en el momento de la celebración.

En “El plan maestro” estás con la compañía de Rubén Blades y con una orquestación casi de película…

Esta canción tiene algo muy cinematográfico. Cuando el arreglador, Fernando Velázquez, me mostró el resultado, me alegré de que por fin la canción haya tomado su dimensión. Porque habla del origen del amor hace 1600 millones de años, cuando por primera vez dos células en el mesoproterozoico deciden fusionarse para generar un individuo a partir de dos individuos previos, entonces ahí se da el nacimiento del sexo, de la cooperación y el amor. De ahí, en muy pocos millones de años la vida ganó un colorido tremendo, que es representado por la orquesta en el disco y la visión histórica es representada por Rubén Blades, que es como tener a un ser omnisciente, una especie de semidiós comentando lo que está sucediendo.

¿Qué nos podes contar de lo vivido con C
Tangana en “Tocarte”?

“Tocarte” es la primera colaboración que hicimos con C Tangana, describe el anhelo de tocar, es una canción muy pandémica. Luego hicimos “Nominao” para su disco. Yo lo conocí hace un par de años, en ese momento El Madrileño era solo un boceto de lo que iba a ser y mucha gente estaba sorprendida de que haya elegido trabajar con alguien de la música urbana. Mis amigos estaban algo asustados, preguntándome si era un movimiento de marketing, pero luego sale El Madrileño y hay una especie de unanimidad general, porque todo el mundo se enamora del disco. El Pucho tiene un talento tan monumental que con un poquito de atención que pongas te das cuenta que es un tipo genial, con una gran visión artística, comprometido con las emociones, quiere que sus canciones queden en el repertorio popular, tiene una gran ambición y aprendí mucho trabajando con él. Ahora mi hijo Pablo está de gira con C Tangana, siendo parte de su banda.

Tu compañero uruguayo Martín Buscaglia también aparece en el disco y también tiene esta capacidad de darle color a los instrumentos…

Martín es uno de los grandes compositores en lengua castellana, yo soy un gran admirador suyo. Es un artista completo, que mueve las tres dimensiones de la realidad humana porque tiene unas ideas increíbles. Su música y estructuras son muy inteligentes, tiene una emoción muy marcada y son canciones basadas en el cuerpo, con mucho flow, swing, mucha bailabilidad.

En un momento nos encontramos casi que
con un trabalenguas: “¿Quién quiere que yo quiera lo que creo que quiero?”

“Oh, algoritmo!” es una canción que no es fácil de cantar, me llevo un buen rato a mí y también a los coristas. Es un trabalenguas sobre el libre albedrío, ¿de verdad elegimos lo que creemos que elegimos o hay alguien que lo hace por nosotros?, ¿quién es ese alguien?. Esta canción está escrita en conjunto con Noga Erez, la maravillosa compositora y artista israelí. No nos conocemos personalmente, sino que es una colaboración hecha por Zoom.

Este tema en gran parte tiene melodías y estructuras que no escribí yo y se nota, para mí eso es muy importante porque aprendo muchísimo al ponerme en los zapatos creativos de otra persona, es una aventura que me satisface muchísimo.

De alguna manera, siempre nos encontramos en tu obra con una búsqueda distinta, como un trabajo de arquitecto…

Claro, es como si trabajaras en hormigón y de repente alguien te trae adobe, haces una casa con ese material y aprendes a apreciar lo que no apreciabas. Es muy importante salir de uno mismo porque voy a cumplir 30 años de carrera y llega un punto en que uno se aburre de uno mismo, me gustaría tener un grupo, por ejemplo, pero hace 30 años que elegí ponerle mi nombre propio al proyecto y es mucho peso.

Lo que uno le pide al universo se materializa así que armemos la banda, ¿quiénes estarían?

C Tangana, Blades, Martin Buscaglia en el bajo y mi hijo Pablo en piano y programación, ya con ellos estaría más que preparado. Hablando de súper bandas tengo un proyecto en mente hace mucho con mi querido Kevin Johansen y Natalia Lafourcade. Queremos hacer un proyecto los tres hace bastante y es un sueño que tengo, pero somos tres personas con mucho compromiso, espero que algún día se nos de.

¿Cómo sigue este camino de Tinta y Tiempo?

Estoy muy contento porque vamos a dar un concierto en Paraguay. Volvemos y hacemos un fin de semana más acá en Buenos Aires, después nos vamos para Chile y luego volvemos a Madrid a descansar.

.fb_iframe_widget_fluid_desktop iframe { width: 100% !important; }

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.